Reseña Losing it



Bliss Edwards está a punto de graduarse en universidad y todavía conserva la virginidad.
Cansada de ser la única virgen entre sus amigos, decide que la mejor manera de lidiar con el problema es perderla tan rápida y sencillamente como sea posible: una aventura de una noche. Pero su plan resulta ser todo menos simple cuando se asusta y deja a un hermoso chico  solo y desnudo en su cama con una excusa que nadie con medio cerebro creería alguna vez.
Y como si eso no fuera lo suficientemente vergonzoso, cuando llega a la primera clase de su último semestre de universidad, reconoce a su nuevo profesor de teatro. Ella lo dejó desnudo en su cama cerca de 8 horas antes.


Antes de empezar la reseña en sí, quiero comentar que aunque ahora mismo la novela solo puede leerse en inglés, es posible que a muchos os interese porque los derechos de la misma han sido comprados por la editorial RBA libros, ¡así que espero que pronto podamos leerla en español!

Losing it, de Cora Carmack es una novela sencilla que se lee en un suspiro. Lo cierto es que al principio me gustó muchísimo, me reí con la protagonista, sufrí ante los acontecimientos que se avecinaban… pero debo decir que, a partir de la mitad del libro aproximadamente, la historia se desinfla y no cumple las expectativas. A pesar de que esto ocurra, sigue siendo una lectura que he disfrutado como una cría y he devorado el libro en apenas un par de días.

Bliss Edwards, la protagonista, está a punto de cursar su último año en la universidad y todavía sigue siendo virgen, hecho que para ella es una preocupación. Por eso mismo decide, presionada por su amiga Kelsey, encontrar a un chico para pasar una sola noche y deshacerse de su pequeño problema. Y cuando piensa que todo está perdido se topa con Garrick, un atractivo inglés de ojos claros y cabello rubio que lee Shakespeare sentado en la mesa de un  bar…

Garrick Taylor, el protagonista, es guapo, le apasiona la lectura, el teatro, los clásicos... y además tiene ese encantador acento inglés que vuelve locas a las jóvenes americanas. En cuanto se topa con Bliss siente la química entre ellos, de modo que un rato después ambos terminan en el apartamento de ella, desnudos, en su cama… hasta que ella le suelta una excusa increíble y sale corriendo de allí.

Si Garrick piensa que no volverá a ver a esa extraña chica, está muy equivocado, porque apenas ocho horas después vuelven a encontrarse, pero en esa ocasión ella está en su clase, sentada y mirándole estupefacta al darse cuenta de que es su alumna.

En cuanto a personajes secundarios nos encontramos con Cade, el mejor amigo de Bliss, así como Kelsey y otros tantos que comparten clase con ella pero se nombran más de pasada.

En conjunto, la novela tenía lo necesario para convertirse en una gran novela contemporánea. La autora habla de sexo sin tapujos, es más, hay escenas de este tipo descritas al detalle, cosa que me gustó mucho, ¡ya está bien que solo se hable de sexo en libros puramente dirigidos para adultos!
También quiero destacar que hay muchos momentos en la novela en los que me partí de risa, no os podéis imaginar las alocadas ocurrencias de la protagonista, Bliss, que por momentos está como una cabra.
Los diálogos son bastante acertados en general, ¡me encantó como hablaba Garrick!

Como comentaba anteriormente, la novela tenía todos los ingredientes para ser un buen libro y, aunque se disfruta mucho con la lectura, pasada la primera mitad de libro pierde un poco de fuelle. Imaginaba más tensión entre los protagonistas, más drama dada la situación en la que se encuentran de alumna y profesor enamorados, más intensidad, más dificultades… ¡más todo!

No me gustó lo fácilmente que resolvieron su pequeño problema. Fue todo muy sencillo, simplemente eligieron estar juntos y… ya. Al final se había enterado casi todo el mundo y a nadie parecía preocuparle. Sin lugar a dudas, pensaba que todo sería un poquito más complicado.

La parte de la trama en la que intervenía Cade me pareció que sobraba porque, ciertamente, no se aprovechó bien; fue como algo pasajero que al lector no le importa en absoluto. En mi opinión si se mete un triángulo amoroso es para hacerlo bien y, si no es así, directamente puedes omitirlo.

Por último comentar el final de la novela, un capítulo narrado por Garrick. Debo decir que la idea en sí me gustó, lo que no me terminó de convencer fue que… ¡solo habían pasado seis meses!, ¡así cualquiera se asusta! ―aunque no fue el caso, al parecer, de Bliss―. Hubiese preferido “Un año y medio después…” o incluso todavía más tiempo, ¡que no hay prisas, leñe, que ya estáis juntos!

Una novela que trata temas de actualidad sin censura, tales como el sexo, el alcohol, la virginidad, la universidad y cómo afrontar el futuro… tenía todos los ingredientes para convertirse en una lectura memorable pero, desafortunadamente, la novela fue perdiendo fuelle y, a pesar de que es divertida y los protagonistas me gustaron, no logró atraparme del todo entre sus páginas. 

Reacciones:

8 comentarios:

  1. Me llama bastante la atención, aunque creo que esperaré a que salga en español jaja
    un besito! si te apetece pásate por mi blog ^^

    ResponderEliminar
  2. Tiene muy buena pinta, me le apunto.
    ^_^

    ResponderEliminar
  3. No la conocía, tiene buena pinta, pero habrá que esperar a que salga en español.
    Gracias por la reseña.
    Acabo de descubrir tu blog, te sigo y te invito a mi rincón de la lectura;)
    Un saludo ^_^

    ResponderEliminar
  4. No lo conocía pero me ha llamado muchisimo me lo apunto ^^

    ResponderEliminar
  5. Me gustó un poco más que a ti :)

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  6. No entiendo porque a los americanos les gusta tanto el acento ingles, a mi personalmente me parece horrible xD
    No se si leere el libro, aunque si me pico la curiosidad :)

    ResponderEliminar
  7. simplemente es hermoso lo recomiendo en serio :D

    ResponderEliminar
  8. Yo lo acabo de terminar y la verdad me encanto. lo recomiendo es lindo y si te engancha, lo terminas en un abrir y cerrar de ojos

    ResponderEliminar