Reseña La Esfera


Título: La Esfera
Autor: Myra McEntire
Editorial: Molino
Páginas: 384
Precio: 17€
Sinopsis
Tienes una hora para reescribir tu pasado... A sus diecisiete años, Emerson Cole ve cosas que no existen: damas de alta alcurnia, soldados de la guerra, conciertos de jazz. Todo es efímero. Envuelta en una nube de fantasmas desde la muerte de sus padres, Emerson sólo quiere dejar de tener visiones y llevar una vida normal. Lo ha intentado todo, pero las apariciones persisten. Su hermano decide, entonces, confiar en el guía de una fundación secreta, La esfera, y Emerson pone todo su empeño en encontrar una cura. Pero conocer a Michael Weaver no sólo le da alas para cambiar su futuro, sino que también descubre que puede cambiar su pasado. ¿Quién es de verdad ese tipo reservado, misterioso y tan dulce, el único que la entiende? ¿Por qué tiembla cada vez que lo ve? ¿Y por qué él la necesita tanto para evitar una muerte que nunca debería haber sucedido? Plagada de misterio, intriga y amor, La esfera destila los mejores ingredientes del género paranormal y la ciencia ficción. Una edición inédita imprescindible, muy novedosa para el público joven.


Hacía muchísimo tiempo que quería leer esta novela y reconozco que iba con las expectativas altas, así que supongo que eso puede haber influido a la hora de llevarme una decepción. La esfera parte de una base original, pero no me ha terminado de gustar.
No es un secreto que adoro todo lo que trate sobre viajes en el tiempo y, cada vez que encuentro una novela con este tipo de argumento, me ilusiono demasiado. De modo que, a pesar de que esta no es una reseña positiva, estoy segura de que terminaré leyendo los siguientes tomos de esta saga para ver si, finalmente, termina convenciéndome.

La novela comenzaba bien. Me gustó el inicio, el tono que usaba la protagonista (Emerson tiene su punto, la verdad) y cómo empezó a desarrollarse su relación con Michael. En serio, disfruté muchísimo de las primeras páginas, a pesar de que después todo fue perdiendo fuerza y se desmoronó por diferentes razones.

Aunque no me haya convencido la novela, tiene bastantes cosas buenas e innovadoras que sí han logrado conquistarme. Por ejemplo la protagonista, Emerson, ha conseguido lo que pocas hacen, es decir, caerme bien. La chica es bastante peculiar, especialmente si tenemos en cuenta que cree ver fantasmas que desaparecen en cuanto ella los toca. Aunque lo ha pasado muy mal (sus padres murieron en un accidente de tráfico y ella piensa que sufre alucinaciones y está loca), siempre mantiene un tono muy suyo a la hora de relatarle al lector las situaciones. Es divertida, valiente e irónica. Se diferencia del resto de las protagonistas que invaden la mayoría de las novelas juveniles y, un detalle así, siempre se agradece.

Las primeras cien páginas (por decir algo, ya que no sé con exactitud cuando me empezaron a chirriar ciertas cosas), me parecieron geniales. Casi perfectas. La relación entre Emerson y Michael comienza a desarrollarse lentamente, el lector disfruta de los diálogos y de ir introduciéndose poco a poco en el mundo que la autora ha creado. Además, la idea de que Emerson se topase con fantasmas me hacía mucha gracia, no sé por qué, pero así era.

Sin embargo, conforme seguía leyendo terminé encontrándome con una trama que pendía de un hilo; un hilo que al final termina rompiéndose. De verdad, la mire por donde la mire, me sigue pareciendo decepcionante e insulsa. Cuando finalmente se descubre de qué va el tema, lo primero que pensé fue: ¿y por eso todo este lío…? No me convenció porque, para empezar, muchas cosas carecen de sentido (o no se explican adecuadamente) y porque dada la magnitud de lo que los personajes pueden hacer (no quiero soltar ningún spoiler), el argumento se me antojó flojo e insuficiente para satisfacer mis expectativas.

El protagonista principal, Michael, sombró en mí un mar de dudas. Al principio me gustó, pero reconozco que hacia el final estaba casi deseando que le diese un patatús o algo similar. Por cansino. Es muy pesado y termina con la paciencia del lector. No entendí sus reacciones, no entendí sus pensamientos, no entendí por qué actuaba de un modo incomprensible… y terminé desistiendo. Dejé de intentar entenderle, lo reconozco. Simplemente continué leyendo, leyendo y leyendo sin meditar en ningún momento qué narices le pasaba a Michael porque llegué a la conclusión de que solo él podía saberlo.

El ritmo de la novela me gustó, eso sí. Se lee del tirón, atrapa al lector a pesar de sus muchas incoherencias, lo cual es un punto a su favor. Reconozco que las últimas páginas marean un poco y le entran ganas a una de tomarse un ibuprofeno, pero en general la narración me ha parecido adecuada, no se abusa de demasiadas descripciones y los diálogos logran sacarle una sonrisa al lector (especialmente si habla Emerson).

En cuanto a la relación de amor entre los protagonistas… es uno de los puntos que más me ha frustrado. Como es habitual en casi todos los libros juveniles, la parejita no puede estar junta por equis razón. Pues bien, en La esfera, la razón que nos dan es… ¿estúpida? En realidad, la palabra adecuada sería inexistente. No he llegado a entenderlo, la explicación se tambaleaba tanto que a mí no me ha parecido una razón lo suficientemente creíble y a raíz de este punto terminó derivando mi poca simpatía hacia el protagonista, Michael, ya que la culpa la tiene básicamente él. Creo que es uno de los primeros libros donde el chico termina con mi paciencia y simpatizo con la chica.

Hay personajes o, mejor dicho, acciones de algunos personajes que me han dejado patidifusa. Un ejemplo de ello es Kaleb, ¿qué narices pinta este chico en la historia? Sale en apenas cuatro escenas y te lo presentan como si la protagonista le conociese de toda la vida porque ocurren unas cosas que, en fin, a mí no me parecen demasiado normales. Tuve la misma sensación con otros tantos ya que, llegados a cierto punto de la novela donde le ocurre algo a Michael, la frialdad de los secundarios me dejó de piedra.
Ah, y me olvidaba de Lily, la mejor amiga de la protagonista. Me dejó en ascuas a mitad de la novela, desgraciadamente mis dudas no se resolvieron y ella no volvió a aparecer en escena, fue como si la autora se olvidase totalmente de su existencia; ¿Lily?, ¿quién era esa?

Y por último, mencionar el asunto de la musculatura de Michael (y básicamente de todos los demás hombres que salen en escena). Como imaginaréis, no es un punto importante del libro, pero llega a cansar la cantidad de veces que la protagonista hace referencia a bíceps, torsos duros como la piedra, tabletas de chocolate que dejan ciega y abdominales imposibles. Esto ocurre en muchos libros y NO ES NECESARIO. Si me dicen UNA VEZ (dos o tres, si acaso, para no ser tiquismiquis) que el tío está tremendo, ME LO CREO. No hace falta que insistan. Sé que está bueno, ¡LO SÉ!

Es un detalle frustrante porque me ocurrió lo mismo con la anterior novela que he leído, Mystic City, y se abusa del nombramiento de músculos ―llamémoslo así― demasiado. Especialmente cuando meten estos comentarios en ciertas escenas peliagudas. Por ejemplo, cuando las protagonistas están a punto de palmarla. ¿En serio no tienen nada mejor en qué pensar, aparte de en lo tremendo que está su chico? Un poco de lógica, por favor.

No es fácil escribir una novela sobre viajes en el tiempo. A mí me parece un tema de lo más atrayente (por no decir el que más, directamente), pero es complejo hilar una buena trama sin que queden cabos sueltos ―paradojas varias, contradicciones, etc―, y desgraciadamente el argumento de La Esfera no ha estado a la altura de mis expectativas. A pesar de ello, como comento al principio, estoy casi segura de que leeré el siguiente tomo porque, sencillamente, debo leer todo lo que pille relacionado con este tema, es una orden de mi cerebro. Espero que la autora logre conquistarme en el siguiente volumen.


Una novela con un buen ritmo, que parte de una base original e interesante pero que, finalmente, no me ha convencido. Una protagonista irónica que lleva el peso de toda la novela y una relación de amor que termina frustrando y desesperando al lector. Esperaba mucho más de este libro, dado su gran comienzo, pero le daré una oportunidad a la segunda parte.

Reacciones:

7 comentarios:

  1. Ay, es la primera reseña negativa que leo de este libro. Yo le tengo muchas ganas, la verdad, me llama la atención, a mi también me gusta mucho las historias de viajes en el tiempo y en la literatura juvenil como que no hay muchas... ¡Tienes que leerte la trilo de Rubí! <3 te va a encantar. Jijiji.

    Jajajaja, como me he reído con el tema del "nombramiento de músculos" este tema se repite mucho por la LJ. ¡Que cansinas son algunas escritoras!¬¬

    ¡Besotes! :**

    ResponderEliminar
  2. Que lastima que tenga muchas incoherencias y muchas musculaturas jeje, es el tipo libro que te llama por su portada, pero termina decepcionante =)

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  3. Lo tengo por leer xD

    Besooooos ^^

    ResponderEliminar
  4. Tengo ganas de leerlo, pero el precio me echa demaaaaaasiado para atrás. Creo, y no sé si creo bien, que es una trilogía y el segundo lo han sacado hace relativamente poco... Nah, solo lo leeré (si es que lo leo algún día) en inglés xD que es mucho más barato :)

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que hace tiempo que me está llamando la atención, pero claro, eso de que sea una trilogía me da mucha pereza. Odio empezar sagas.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Yo amé este libro!!! La verdad es que lo leí en ingles, pero ahora que conozco el título en español, de alguna manera eso me hace encontrarlo mas memorable.
    Espero leer Timekeeper prontó. Esta trilogía tiene mucho que dar aun.
    Saludos!

    ResponderEliminar