Reseña Corazón de mariposa - Andrea Tomé

—Título: Corazón de mariposa
—Autora: Andrea Tomé
—Editorial: Plataforma Neo
—Páginas: 268
—Precio:  15.90€

Sinopsis
Victoria y Kenji comparten un secreto: las cicatrices que recorren sus muñecas. Para ella, los días transcurren contando calorías e intentando que su hermana no la obligue a comer más de lo que ella considera suficiente. Él vive escondiendo las marcas de su pasado bajo tatuajes y trabajando de sol a sol en un bar para amantes del rock.
Ambos están solos, aislados del mundo…
Hasta que Kenji descubre a Victoria en los baños del bar donde trabaja rodeada de un charco de sangre. Todos creen que ha intentado suicidarse, porque sufre anorexia, porque su novio acaba de dejarla, porque en definitiva parecía inevitable. Pero nadie la entiende realmente… hasta entonces.
Victoria y Kenji se mueven a la velocidad de la vida e, inevitablemente, acabarán encontrándose.


Corazón de mariposa, de Andrea Tomé me llamó la atención desde el primer instante en el que supe de su existencia. En primer lugar, porque la anterior novela ganadora del Premio Neo, Los días que nos separan, me dejó muy buen sabor de boca y, en segundo lugar, porque la temática me pareció bastante atractiva, teniendo en cuenta que en la literatura juvenil (generalizando, claro está), no suelen tratarse temas complicados, como lo es la anorexia, que por desgracia son cada vez más “comunes” en nuestro entorno.

Una de las cosas que más me ha sorprendido gratamente, es cómo la autora ha enfocado la enfermedad que acompaña la vida de la protagonista, Victoria. Recuerdo que, hace bastantes años, leí otra novela (adulta) sobre este mismo tema que, a pesar de gustarme, me resultó un tanto asfixiante, puesto que no había trama más allá de su problema personal. Por el contrario, en Corazón de mariposa, está bien repartido el argumento, de modo que no llega a resultar pesado para el lector, consigue mantener un ritmo muy ameno (la novela se lee sola) y, más allá de introducirnos en los entresijos de esta dura enfermedad, también cumple su función de entretener al lector.

El otro punto que me ha encantado, es la forma de narrar de la autora, puesto que creo que es imposible que pase desapercibida. Al contrario que muchos libros, que apenas se distinguen en ocasiones si han sido escritos por tal o cual autor, Andrea Tomé tiene un estilo muy marcado y definido que, personalmente, me llamó la atención desde la primera página. El tono es sutil, casi delicado y, en ocasiones, cuando menos te lo esperas, te sorprende con una crudeza que te pilla desprevenido. Me han gustado estos contrastes inesperados y el hecho de que, a pesar de que la novela tiene poco diálogo (y, si seguís el blog con frecuencia, ya sabréis el amor infinito que siento por los diálogos), no llega a resultar pesada o densa en ningún momento, dado que el lector disfruta con la narración.

Ahora bien, hay que tener en cuenta que el punto principal a tratar en la novela, es el hecho de que la protagonista, Victoria, sufre anorexia. De modo que sí, el libro es una sucesión constante de calorías, olores, sabores, rugidos de estómago…, pero creo que todo esto es necesario para que realmente podamos percibir la enfermedad desde la perspectiva de la persona que la sufre y a mí no me ha resultado tedioso, sino todo lo contrario, ya que creo que le otorga realismo a la historia y que verdaderamente es así el día a día de estas personas cuya meta es seguir adelgazando cada vez más. O al menos, esto es lo que he llegado a percibir en personas de mi entorno que debían lidiar con esta enfermedad.

Lo único que me ha convencido un poco menos, ha sido el desarrollo de la relación amorosa. Resulta un poco precipitada, especialmente teniendo en cuenta ese final… creo que, a mí parecer, es lo que falla, porque no llega a ser algo consolidado en ningún momento, ya que en esencia apenas se conocen en profundidad, sino que en todo momento lo vi como un comienzo, así que las últimas páginas me dejaron un poco sorprendida, no me esperaba ese salto tan agigantado (en la relación) así de golpe y de repente.

A pesar de que no me ha terminado de llegar la historia de amor y ciertas cosas no las he comprendido del todo bien (el poco interés de la familia por la protagonista, me hubiese gustado que se ahondase un poco más en este tema, ya que supone un hueco importante en la historia), es una novela que he leído en un suspiro y que he disfrutado mucho. Además de la escritura de Andrea (como he comentado más arriba), me ha encantado también el enfoque que se le da a la protagonista.

Victoria es un personaje… diferente y, en líneas generales, me ha gustado mucho. Como expliqué en reseñas anteriores (creo que fue en Cartas desde la isla de Skye) no todos los protagonistas tienen por qué ser perfectos o simbolizar a la que sería nuestra mejor amiga ideal. Se puede conectar con un personaje, incluso aunque éste simbolice cosas que no te gustan en absoluto. Me ha parecido muy real el egoísmo que la caracteriza y, especialmente, cómo afecta ello al personaje de Kenji. Además, el título de la novela, esconde un significado precioso. De hecho, cuando se explica, es mi parte preferida del libro, junto a la escena anterior.

De los personajes secundarios, tengo poco que añadir. Como he dicho, toda la historia termina centrándose en Victoria y su enfermedad, de modo que el resto queda algo más desdibujado, a excepción de Kenji, a quien sí podemos conocer un poco más (y es un personaje con mucha fuerza, me he quedado con ganas de saber más de él).
De modo que, en resumen, es importante que tengáis en cuenta qué tipo de historia queréis leer cuando cojáis este libro. Puede ser una lectura muy agradable, si vas con la mente abierta, dispuesto a intentar comprender una enfermedad muy complicada (y no en teoría, sino a un nivel más profundo y crudo), y si no buscas meramente una historia de amor ya que, particularmente, a mí me parece que es algo secundario, a pesar de que con ello, la autora logre otorgar ese aportar un toque de esperanza que considero necesario.
Corazón de mariposa, destaca por estar escrita de una forma muy poética y cuidada que ha logrado cautivarme. A pesar de tratar un tema complicado, como lo es la anorexia, es una novela ligera y entretenida, que se lee con mucha facilidad.
Reacciones:

6 comentarios:

  1. A mí me gustó mucho, te enseña muchas cosas de esta enfermedad y ves que nada es sencillo como te imaginas

    Un beso^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, es más difícil de lo que parece. De hecho, me gusta que se vea como algo constante y lento, no como una enfermedad que termina sin más, porque no sería cierto!

      Eliminar
  2. El libro está muy bien para llegar a entender cómo se sienten y lo que piensan las personas que sufren esta enfermedad, muy recomendable! :)

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es complicado meterse en la mente de una de estas personas porque, claro, para los demás, en nuestro día a día, no tenemos calorías que contar ni nos preocupamos excesivamente por la comida, simplemente es algo más que está ahí. A mí también me ha gustado ver cómo se siente y se piensa, al sufrir esta enfermedad :)

      Eliminar
  3. Me llama mucho la atención el libro, más que nada por la temática, igual una vez leí un libro sobre anorexia que no estaba mal pero se estancaba mucho en ello, y esto de que se mezcle con la vida de la protagonista me ha sonado bien.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Hola, a pesar de las buenas criticas que está cosechando, no creo que llegue a darle un oportunidad.

    Besos:)

    ResponderEliminar