Reseña Algo inesperado - Pilar Cabero

—Título: Algo inesperado
—Autora: Pilar Cabero
—Editorial: Ediciones B
—Páginas: 496
—Precio: 10€

Sinopsis
Martina es profesora de educación infantil, divorciada y con un hijo de ocho años. Es feliz con su vida tranquila, sin más sobresaltos que las citas a ciegas que su amiga Carla le organiza.
Ander es instructor náutico y le gusta vivir la vida sin comprometerse, disfrutando del mar y de los amigos. Pero todo cambia cuando Martina se muda al edificio y tropieza con Ander, su simpático y atractivo vecino, por el que se sentirá fuertemente atraída. Él, por su parte, intentará conquistar a esa vecina que lo excita tanto.
Sin embargo, los diez años que los separan escandalizarán a quienes los rodean, porque cuando el más joven es él...

Algo inesperado es una novela entretenida, que está muy bien escrita y con la que me he llevado una muy grata sorpresa. Es un libro que, si bien no me volvía loca por devorar dado que, si una pega puede tener esta historia, es que no hay grandes sobresaltos, debo decir que casi por inercia lo iba leyendo y que, a pesar de sus infinitas páginas, no tardé más de unos días en terminarlo.

La autora enfoca en esta novela romántica un tema poco tratado, como lo es la diferencia de edad cuando el hombre es más joven que la mujer, que me ha llamado bastante la atención. Creo que está muy bien llevado, a excepción de que en ocasiones a él se le endiosa demasiado, puesto que nos da una nueva perspectiva muy interesante. Además, Pilar Cabero consigue que en ningún momento te resulte algo extraño, sino todo lo contrario: la relación de amor entre Martina y Ander surge de un modo muy natural, poco a poco, lentamente, de modo que el lector va siendo testigo de cómo una mera atracción física termina convirtiéndose en algo más profundo.

La verdad es que si me tengo que quedar con un personaje, elijo a Ander. Como comentaba anteriormente, es cierto que es algo típico, en el sentido de que básicamente resulta perfecto. De hecho, no comete ni un solo error a lo largo de toda la novela, nada en absoluto, ni siquiera un pequeño detallito o dejar un vaso fuera de sitio… no. Sin embargo, claro, para el lector era mucho más fácil leerle a él, su forma de pensar, siempre tan clara y concisa, que meterse en la mente de Marina, algo más indecisa y borrosa, hasta el punto de llegar a saturar un poquito.

Los dos puntos que más me han agradado ha sido el desarrollo de la historia de amor (especialmente, hacia la mitad de la novela) y la ambientación. Aunque es verdad que no nombra muchos lugares específicos, no sé por qué, con eso de que Ander fuese marinero, con eso del fresquillo constante que hace por el norte… no sé el qué, pero de verdad que me ha gustado muchísimo. No imagino que la historia pudiese desarrollarse en ningún otro lugar.

Y a pesar de que, en general,  es una lectura que recomiendo mucho para este veranito, para pasar un rato divertido y buscar algo original, diferente a la típica historia, con algunos inconvenientes fuera de lo común que tan acostumbrados estamos a leer, tengo que resaltar alguna cosilla que no me ha terminado de agradar.

Lo principal, los diálogos. Aquí me contradigo un poco porque hay algunos que me han gustado muchísimo pero, sin embargo, otros me sonaban muy muy forzados a un nivel preocupante, especialmente cuando hablaba él y daba uno de esos discursos largos. No sé, no sé si es posible o no, pero es que no me imagino a ningún hombre diciendo cosas tan… TAN. Creo que me entendéis. Resultaba irreal y endulzado. Detalles como “me encanta tu celulitis”. Vale, que no digo que no, evidentemente cuando estás enamorado te gusta todo de una persona, pero ya os digo que Ander era excesivamente devoto.

El segundo punto en el que la historia puede flojear algo, es en que algunas partes son precipitadas en la relación. A pesar de que al principio todo va muy lentamente, es cierto que después se desborda la cosa y todo se acelera, inclusive en referencia al final.

Aparte de la relación entre Martina y Ander, también conocemos a muchos secundarios. Todos están muy bien llevados, el lector se los imagina sin grandes descripciones, sin profundizar en exceso en ellos, aunque unos tienen más peso que otros y, de hecho, de vez en cuando, incluso la autora enfoca la historia desde algún secundario, como lo es la hermana de Ander. No tengo ninguna pega en este aspecto (a pesar de lo irritante que era Carla, ¡qué amiga!), y creo que le dan forma y rotundidad a la novela, como cierto toque de profundidad.

Porque, si una cosa tiene Algo inesperado, es que el lector puede creerse la historia (más allá de lo ideal que es Ander), resulta muy normal el modo en que se conocen, el modo en el que avanza la relación, sus rutinas diarias… Como digo, es un libro sin sobresaltos, no tiene cambios de ritmo inesperados, no ocurren cosas que te sorprendan, todo es muy lineal y, por consiguiente, más creíble, más un poco como la vida misma.
Si estáis buscando una novela de amor diferente, original y dulce, donde la relación entre los protagonistas se cuece a fuego lento y la narración resulta muy agradable y delicada, Algo inesperado es una buena opción. Encontraréis un protagonista masculino que os enamorará, una historia real como la vida misma y una ambientación que ha logrado cautivarme.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario