Mini Reseña: Di que sí - Olga Salar

Título: Di que sí
—Autora: Olga Salar
—Editorial: Harlequín
—Páginas: 2.84€
—Precio: 203

Sinopsis
Elba Vilanova es una exitosa periodista y madre soltera de una niña de doce años. Por casualidad conoce a Efrén Ventura, famoso músico de rock e ídolo de su hija, y salta la chispa. Cuesta mantener la indiferencia ante el encanto del artista, pero todo cambia cuando aparece en escena Max, padre de Alma, desaparecido años atrás. Max ignora la existencia de su hija, y su llegada pondrá a Elba entre la espada y la pared. ¿Debe continuar la historia con una salvaje estrella de rock más joven que ella o darle una oportunidad a su primer amor y tener por fin la familia con la que siempre ha soñado?


Seré bastante breve porque, aparte de que se trata de una mini-reseña, cada vez me gusta menos remover las cosas cuando un libro no me ha gustado y hablar de la novela en cuestión. Además, reconozco que la novela la he dejado a medias antes de llegar al sesenta por ciento, porque me faltan ganas para acabarla. Ya hace tiempo que leí un libro de esta misma autora, titulado Íntimos enemigos, que no me gustó demasiado, aunque la trama me pareció entretenida (dentro de los tópicos) y encontré algunos diálogos ingeniosos que podrían haber dado mucho más de sí.

Pues bien, pasado un tiempo vuelvo a las andadas y en Di que sí, una novela que compré en Amazon por su económico precio, me encuentro básicamente los mismos errores que, evidentemente según mis gustos, percibí en la anterior pero todavía más acentuados. Porque los personajes no son horribles, ni la trama tiene nada de malo en sí y Olga Salar no escribe mal, pero sigue faltando ese algo, ese toque que consiga emocionar (no importa si la intención es hacer reír, llorar, descolocar al lector… ¡cualquier cosa es mejor que nada!). Me resulta molesto que no despierte ninguna emoción en mí el hecho de que los protagonistas se encuentren, tengan una cita, etc. Cuando leo una novela romántica, espero sentir ese leve vuelco en el estómago, al menos en ciertas escenas.

Y, más allá de esta indiferencia lectora, otra cosa que me desagrada es el hecho de que me lo den todo masticado, triturado y engullido. Entiendo que a otras personas les pueda incluso gustar este tipo de características en una novela, pero es que a mí me van más las cosas sutiles, los pequeños detalles, las emociones que se dejan ahí, en el aire, para que el lector pueda atraparlas y desenredar esa maraña de sentimientos que envuelve a los protagonistas y, en cierto modo, formar parte de la historia o, al menos, ser un espectador cercano, que sufra al igual que lo hacen los personajes.

Conclusión, que no, que todavía no le encuentro el punto a los libros de esta autora aunque, sin duda, espero poder hacerlo pronto. Ya veremos si, más adelante, me animo a darle otra oportunidad. Esta novela en cuestión me ha resultado poco emocionante, sin nada especial que me haga querer seguir leyendo y, por ello, no he podido acabarla.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario