Reseña Tuareg - Elena Garquin

—Título: Tuareg
—Autora: Elena Garquin
—Editorial: Pámies
—Sello: Phoebe
—Páginas: 352
—Precio: 17.95€

Sinopsis
El Sáhara, 1890.
Cuando Beatriz Ayala vuelve en sí, después de estar a punto de morir en el desierto, tiene una sola idea en la cabeza: regresar a su hogar en España, del que fue brutalmente arrancada para ser vendida como esclava.
Nada ni nadie va a impedírselo. Ni siquiera Tahir Abdul-Azim, el poderoso líder tuareg que la ha salvado de las garras de la muerte, tan atractivo e imponente que despierta en ella un fulgurante deseo imposible de dominar.
Pero él no parece opinar lo mismo. Tahir vive para su pueblo, y está dispuesto a cualquier sacrificio por él. Sobre todo si ese sacrificio incluye hacerse cargo de una hermosa y testaruda mujer por la que se siente irremediablemente atraído. Consciente de que pertenecen a mundos totalmente opuestos, pero dispuesto a vencer su carácter obstinado para convertirse en el amo de toda su pasión, la acepta como huésped. Iniciarán así una aventura, en un paraje asolado por las luchas internas de poder y los efectos devastadores de la colonización, donde Beatriz será capaz de sortear toda clase de peligros, excepto uno: resistirse al oscuro embrujo del hombre que la protegerá con su vida, irrumpiendo con fuerza en su corazón.


Lo primero que llamó mi atención de esta novela fue su portada. Es evidente que es muy llamativa, me encantan los colores tan vivos que tiene y el contraste entre ellos. Además, por suerte, no es una de esas portadas colocadas al azar, sino que tiene mucho que ver con la historia que nos aguarda entre las páginas de la novela.

Como habréis deducido por la sinopsis, uno de los puntos destacables del comienzo es el choque de una cultura y otra, lo cual no hace sino afianzar todavía más las diferencias que hay entre nuestros protagonistas. Es sin duda el punto más positivo de la novela, el interesante tira y afloja en el que el lector se ve envuelto desde el comienzo. Porque ella tiene carácter. Y a él le gusta y disfruta al despertar ese carácter. Esto asienta las bases de una relación explosiva desde el minuto cero.

A pesar de que en la novela también hay momentos de acción y, más hacia el final, algún que otro giro bastante interesante sobre el pasado del protagonista, Tahir, que mantiene en vilo al lector (principalmente debido a la amenaza constante de Arsan), no deja de ser una novela romántica, con una estructura bastante clásica, que sin duda gustará a los amantes del género. Casi desde el principio, en Tuareg somos testigos de la relación que va a creciendo lentamente entre Beatriz y Tahir.

Personalmente, el aspecto que más me ha gustado han sido los diálogos. Creo que la autora los domina muy bien y, no sé por qué, mientras la leía, me preguntaba qué tal lo haría si probase con algo contemporáneo (pensamientos míos cuando empiezo a divagar). Los diálogos son ingeniosos, algunos muy divertidos y ácidos, siempre con un toque juguetón debido a esa atracción física que los protagonistas sienten desde el primer instante.

Los personajes secundarios no son muy destacables, casi todo el peso de la novela recae en Beatriz y Tahir. De hecho, aunque salen algunos puntos de sus pasados a relucir, tampoco es un aspecto en el que se profundice demasiado, puesto que lo importante no deja de ser la relación que se cuece a fuego lento entre ellos y el desarrollo paulatino de la misma. Y ellos, los principales, son dos personajes bien trabajados, creíbles y carismáticos. Quizá le pondría la pega de que él en ocasiones es excesivamente comprensivo y paciente, mientras que Beatriz a veces peca de ser más egoísta y caprichosa de lo debido. Pero de algún modo, puede que por esas carencias, ambos se compenetran a la perfección.

Tuareg, además, se distancia de las muchas novelas que hay actualmente en el mercado por el hecho de desarrollarse en una ambientación diferente y exótica. Después de leer tanta contemporánea y tanta novela histórica con Londres de fondo, se agradece salir de la comodidad habitual y explorar nuevos lugares.
Elena Garquin nos transporta hasta el Sahara, recorriendo diferentes sitios y usando terminología propia del lugar, dándole a la novela un aire diferente y original que la hace más atractiva a los ojos del lector que busque un apasionado romance en un ambiente menos explotado en la novela romántica.

En cuanto a la pluma de la autora, la verdad es que no tengo queja porque en todo momento es muy correcta, descriptiva en su justa medida, con los diálogos como punto más destacable, ya que aportaban el punto de frescura que necesitaba la novela. Mencionar, eso sí, que el ritmo es muy lineal, sin grandes sobresaltos, no es una de esas novelas quizá que atrapen hasta el punto de no poder soltarla, pero tampoco se hace pesada en ningún momento ni nada similar. Aunque a veces tenía la sensación de que a algunas escenas concretas (especialmente hacia la parte del final) se les podría haber sacado más jugo, exprimirlas mejor, darles más emoción.

Solo hay algo, así en concreto, que no me ha terminado de gustar de la novela. O que me ha chirriado mucho, mejor dicho. Y ese algo es la primera escena sexual. Ay, ¡no me gustó nada! Esa descripción exhaustiva del cuerpo femenino, la fijación a lo largo de la novela con el vello íntimo de Beatriz, tanto diálogo en plena faena y el momento dátil… no, no me convenció, me pareció muy forzado todo. Pero, lo más curioso de esta situación, es que uno de los momentos con los que más me reí tiene que ver con esta escena que tan poco me había cautivado, y fue al final de la novela… ¡qué risa! Me hizo mucha gracia encontrar ahí ese guiño.


Tuareg es una apasionada novela romántica que se desarrolla bajo el marco de una ambientación diferente que le aporta originalidad a la historia. Junto a Beatriz y Tahir seremos testigos del desarrollo  de una relación que destaca por un continuo tira y afloja, unos diálogos divertidos e ingeniosos y momentos de más acción donde se decidirá el futuro de los protagonistas.
Reacciones:

8 comentarios:

  1. no me llama, lo he visto en varios sitios y entre que el argumento no me va y la ambientación tampoco... voy a dejarlo pasar ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué pena que no te llame la ambientación, porque es uno de los aspectos más originales de la novela ;)

      Eliminar
  2. Me llama mucho el tema árabe, aunque suele ser una temática en la que me cabreo mucho, pero lo leeré y no creo que tarde

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No te imagines nada machista por el tema árabe! No es así en absoluto, el prota, como comentaba en la reseña, es muy paciente, ¡incluso más que cualquier prota de romántica actual! jajaja A mí en ese aspecto me ha gustado :)

      Eliminar
  3. Yo de momento este lo voy a dejar pasar....tengo aún muchas novelas pendientes!! Y alguna de las cosas que dices no se si me van a gustar.
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está entretenido, es verdad que este es el mes en el que más novelas salen, ¡menudo caos llevamos entre tantas novedades! Se nos van los ojos a un lado y a otro. Ya me dirás si al final lo lees.

      Eliminar
  4. Pues mira, me alegro un montón de que el final te parezca gracioso, porque esa era mi intención exacta. Y me encanta que te hagas la pregunta de la novela contemporánea, porque es algo que tengo en mente yo también, así que en eso coincidimos.
    Muchísimas gracias por tu reseña, guapa!! Pese a que el "momento dátil" no te gustara, espero que el resto lo hayas disfrutado, jejejeje!!
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      ¡Muchas gracias por pasarte por aquí y leer esta reseña! Sí, es cierto que al final me reí (¡como para no hacerlo!), fue un guiño muy gracioso.
      Y lo dicho, mientras leía me preguntaba cómo sería en contemporánea, por eso de que me gustaron mucho los diálogos, ¡espero poder descubrirlo pronto! ;)

      Eliminar