Reseña No hay cuervos - John Hart

—Título: No hay cuervos
—Autor: John Hart
—Editorial: Pàmies
—Colección: La huella
—Páginas: 448
—Precio: 19.95€

Sinopsis
Con trece años, Johnny Merrimon tiene que enfrentarse a situaciones que ningún chico de su edad debería afrontar. En el año transcurrido desde la desaparición de su hermana melliza, Alyssa, su mundo se ha venido abajo: su padre les ha dejado y su frágil madre se encuentra inmersa en una espiral de autodestrucción. Pero Johnny se mantiene fuerte. Provisto de un mapa, una bicicleta y una linterna, acecha a todo hombre fichado por abusos en el Condado de Raven. La policía puede que haya renunciado a encontrar a Alyssa, pero él nunca lo hará. Alguien, en algún lugar, sabe algo y lo está ocultando... Solo una persona se preocupa por Johnny: el detective Clyde Hunt, que comparte su obsesión por el caso. Pero cuando el chico es testigo del atropello y muerte de un motociclista, e insiste en que la víctima fue asesinada porque había encontrado a Alyssa, incluso Hunt cree que ha perdido la cabeza. Entonces otra niña desaparece... y un exconvicto misterioso y gigante, que parece psíquicamente perturbado, llega a su pueblo repitiendo como un mantra: «No hay cuervos, no hay cuervos...» y le cuenta a Johnny una historia de violencia que se remonta a cien años atrás...


No hay cuervos es la primera novela que leo de John Hart y, a partir de ahora, le seguiré la pista a este autor que ha ganado dos veces consecutiva el premio EDGAR, algo que no es de extrañar. En este libro encontraremos todos los ingredientes estrella para una novela negra capaz de dejarte con la boca abierta y engancharte entre sus páginas: una desaparición, una investigación y un elenco de diferentes personajes que esconden diversos secretos. ¿Te animas a embarcarte en la búsqueda de la pequeña Alyssa? Si te gustan los libros del género, te recomiendo que le des una oportunidad.

A pesar de no ser una novela rápida, te atrapa desde el inicio. Y cuando hablo de que no es rápida, me refiero a que el autor expone la situación de manera pausada, presentándole al lector la trama alrededor de la cual girará la historia, explicándole los protagonistas principales y dejando trazos distintivos de los secundarios. Gracias a ello, puedes sumergirte de lleno en la novela y entender tanto a Johnny Merrimon como al detective Clyde Hunt, ya que aunque la novela está narrada en tercera persona, se van cambiando las perspectivas y normalmente somos testigos de lo que ocurre a través de ambos. Así mismo, la pluma del autor me ha gustado mucho; es cierto que es bastante descriptiva, pero sin duda lo considero necesario  para poder introducir al lector en la novela. Se nota que la ha escrito con mimo y detalle, cuidando todas las escenas, otorgándole verosimilitud a la historia.

Johnny lo ha perdido todo desde que su hermana mejillaza, Alyssa, desapareció dos años atrás. Su vida ha cambiado. Su padre se marchó, abandonándolos. Su madre, Katherine, es incapaz de aceptar y enfrentarse a la situación, de modo que se ha dejado llevar por la corriente. Mientras tanto, junto a su mejor amigo, Johnny investiga por su cuenta los alrededores del vecindario y todos los cabos de la investigación que siguen sueltos. ¿Qué le ocurrió a Alyssa? ¿Existe la posibilidad de que su hermana esté viva? Y si es así… ¿dónde está?

La única persona que todavía no ha abandonado el caso y parece preocuparse realmente por la familia Merrimon, es el detective que hace dos años les prometió que traería de regreso a Alyssa. Hasta el momento, Clyde Hunt ha sido incapaz de cumplir su palabra, pero le preocupa Katherine y la nociva relación que mantiene con Ken Holloway y, por supuesto, el pequeño Johnny que parece ir totalmente por libre, sin nadie que lo cuide a pesar de que solo tiene trece años, metiéndose en líos mientras investiga a todos los vecinos, saltándose las clases y negando la ayuda que él intenta ofrecerle.

Los personajes, me han gustado todos, con sus más y sus menos. Es cierto que ambos protagonistas (considero que los dos comparten más o menos el papel principal), son bastante típicos. Es decir, el chico es extremadamente inteligente y el detective vive por y para su trabajo, obsesionado con el caso de Alyssa y descuidando por ello a su propia familia. En cuanto a los secundarios, ahí es donde la novela se diferencia un poco y nos ofrece diferentes personalidades algo más originales e interesantes.

Con esta interesante premisa y un elenco de secundarios amplio y bien definido, la novela toma carrerilla a partir de las primeras cien páginas, aproximadamente, y ya no hay quien pare de leer. John Hart ha creado una trama policial bastante sólida que, a pesar de ser muy novelesca, se sostiene y le proporciona al lector un argumento atado y bien pensado que no decepciona al final.

Sin duda ese es el punto fuerte de la novela: el final. Creo que lo que todos los lectores solemos esperar de la novela una novela de intriga, no es solo que nos enganche y nos entretenga sino que, además, consiga sorprendernos. En No hay cuervos fui perdida casi todo el tiempo, en ningún vi venir lo que iba a ocurrir, algo que por supuesto me encanta cuando leo este tipo de libros.

No hay cuervos es una novela de intriga que gustará a quienes busquen una historia diferente, con personales algo estereotipados, pero que enganche y sorprenda al lector con diversos giros a lo largo de la lectura. Además, la pluma del autor, cuidada y descriptiva, consigue trasportarnos al interior de sus páginas y contar todos los hechos con gran detalle. Un libro que recomiendo y que se cuela en el top de las mejores lecturas del año.
Reacciones:

4 comentarios:

  1. Pues en un principio no me llamaba pero quizás le d euna oportunidad <3

    ResponderEliminar